PAPA FRANCISCO ESTABLECE MACRO-ORGANISMO PARA LA SANIDAD CATÓLICA

El organismo está destinado a ofrecer sostenimiento económico a las estructuras sanitarias de la Iglesia (por ejemplo hospitales).

 El 29 de septiembre el Papa Francisco instituyó la Fundación para la Sanidad Católica, un organismo destinado a ofrecer sostenimiento económico a las estructuras sanitarias de la Iglesia (por ejemplo hospitales), para que se conserve el carisma de sus fundadores, se inserten al interior de la red de análogas y beneméritas estructuras de la Iglesia y con esto quede salvaguardado su fin exclusivamente benéfico, según los dictámenes de la Doctrina Social de la Iglesia.

  Esta nueva fundación es la respuesta del Papa a diferentes súplicas que le han hecho desde diferentes partes del mundo. Se le pedía que la Santa Sede interviniera para dar sostén a diferentes entes católicos que sólo tienen la tarea de mejorar la salud de los enfermos y aliviar su sufrimiento.

 Para entender mejor esta determinación del Papa vale la pena considerar que muchas congregaciones religiosas, especialmente femeninas, se enfrentan al reto ya no sólo del reemplazo generacional (muchos de sus miembros son ancianas) sino también al de gestionar adecuadamente estructuras que suponen unas competencias especializadas que en muchos casos no tienen. Eso hace que no pocas veces, al no contar con el apoyo tanto para gestionar o para mantener, se termine cediendo la operación de hospitales católicos a grupos que sí saben manejarlos y que, en el mejor de los casos, sólo las hacen a un lado, perdiéndose así la identidad católica.

En otros casos, dado que la idea original era no tanto la de una ganancia económica sino la de la ayuda desinteresada para aliviar el sufrimiento de los enfermos, no se cuenta con los medios para hacerlo siendo los únicos centros para poder servir especialmente a personas de escasos recursos.

 Esta nueva fundación queda como un ente instrumental de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede, lo que refleja que ayudas económicas de bienhechores interesados en que sus aportaciones palien el sufrimiento de los enfermos puede ser canalizado por este medio. Por otra parte, la fundación quedará regida por las leyes canónicas y las normas especiales que regulan los entes que dependen de la Santa Sede. La Secretaría para la Economía, dicasterio de la Santa Sede, será quien se ocupe de controlar y autorizar sus entradas y salidas de dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Notas recientes:

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos