«En esta guerra ambos pueblos son víctimas», dice obispo ucraniano

Según Mons. Shyrokoradiuk, la guerra «no es un conflicto entre nuestros dos pueblos», pero los habitantes de Rusia no tienen acceso a una información completa, «por lo que muchos de ellos apoyan al gobierno ruso». Esto añade más combustible a la agresión. «Espero que se les abran los ojos, para que llegue la paz», dice el prelado.

En declaraciones a Ayuda a la Iglesia Necesitada, para el obispo católico romano de Odessa-Simferopol, monseñor Stanislav Shyrokoradiuk OFM, una de las principales razones de la invasión de Ucrania es la forma en que se ha desinformado a la población rusa: «Los ucranianos somos las víctimas de la guerra, el pueblo ruso es víctima de la propaganda».

Según Mons. Shyrokoradiuk, la guerra «no es un conflicto entre nuestros dos pueblos», pero los habitantes de Rusia no tienen acceso a una información completa, «por lo que muchos de ellos apoyan al gobierno ruso». Esto añade más combustible a la agresión. «Espero que se les abran los ojos, para que llegue la paz», dice el prelado.

Mons. Shyrokoradiuk subraya que su país no tiene alternativa a la independencia, la libertad y la orientación hacia Europa. «Este es nuestro camino elegido. Queremos seguir así, aunque sea un vía crucis para todos». El obispo afirma que su ciudad, Odessa, se encuentra actualmente en el «epicentro de la guerra». Todos los días suenan sirenas de ataques aéreos y atentados. ‘Tanta ruina, tantas lágrimas, tanta sangre en nuestro país’. En el primer mes de guerra, cientos de niños han muerto o han resultado gravemente heridos. «Los niños han perdido las manos o los pies en el bombardeo; ¡es terrible!».

La situación es tensa en los otros dos puertos del noreste, Kherson y Mykolaiv. Kherson ha sido completamente ocupada y, aunque el ejército ruso se ha retirado de Mykolaiv, hay ataques aéreos diarios, explica el obispo Shyrokoradiuk.

En la noche del 28 al 29 de marzo, un atentado también destruyó un edificio de la parroquia católica, informó el obispo. «Sin embargo, mucha gente en Mykolaiv quiere quedarse, y esta es mi gran preocupación». También se han quedado todos los sacerdotes de las zonas de conflicto. «Los sacerdotes van de pueblo en pueblo llevando a la gente productos de primera necesidad. Están muy comprometidos con su trabajo, aunque sea muy peligroso».

Dado que el paso marítimo está interrumpido, la diócesis de Odessa-Simferopol ha organizado sus propios vehículos de transporte de mercancías, que recogen alimentos y medicinas desde Lviv, a menudo arriesgando sus vidas. Lviv es el punto central de distribución de las mercancías que llegan de Polonia y los países occidentales. La asistencia humanitaria en la región de Odesa está ahora ampliamente asegurada, dice el obispo: «Ayudamos sin importar la religión o la nacionalidad: en Odesa viven personas de 120 naciones». La cooperación con otras confesiones cristianas para ayudar a la población que sufre va muy bien, también con las iglesias ortodoxas ucranianas y los protestantes.

Ayuda a la Iglesia Necesitada es un apoyo importante. La fundación pontificia no sólo ha sido la primera en ofrecer ayuda, sino que también se ha comprometido a financiar vehículos adicionales para garantizar el abastecimiento de los habitantes de las aldeas remotas. «Estamos muy conmovidos por la solidaridad», concluye el obispo Shyrokoradiuk.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos