Así es la vida sin luz ni gas

Informe de Sedeco y ONG revela que 21.2% de la población de la capital vive en pobreza energética, es decir, no tiene estufas ni refrigeradores eficientes; en Santa Rosa usan leña

En las faldas del bosque del Desierto de los Leones, en los límites de las alcaldías Álvaro Obregón y Cuajimalpa, la señora Obdulia de Jesús Neri vive sin electricidad y utiliza leña para cubrir sus necesidades básicas. Ella pertenece al 21.2% de la población de la capital que vive en pobreza energética, de acuerdo con un estudio del gobierno capitalino.

Según el Censo de Población de 2020, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en la Ciudad de México habitan 9 millones 209 mil personas, por lo que 21.2% son un millón 952 mil del total de los habitantes de la capital del país.

“En esta zona de la Ciudad somos los olvidados, tenemos que estar sin luz varios días, ya que nos tenemos que colgar de postes porque no hay cobertura de la CFE [Comisión Federal de Electricidad] ni de otros servicios como telefonía, y el gas aquí es caro, por eso aún calentamos agua con madera de árboles que se caen o de ramitas”, dijo Obdulia, quien vive en la zona conocida como Camino Panamericano, en Santa Rosa Xochiac.

De acuerdo con el Diagnóstico de Transición Energética de la CDMX, de junio de 2022, realizado por la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ, por sus siglas en alemán) y la Iniciativa Climática de México, A.C., (ICM), en la capital 21.2% de la población está en pobreza energética.

Lo anterior, por no tener acceso a energía eléctrica, lo que tiene un impacto en su salud por el uso y quema de leña y carbón para necesidades de cocina y calentamiento de agua y espacios.

El documento indica que 19.6% de los hogares tienen falta de refrigeradores eficientes, 2.7% con privación de estufa de gas o eléctrica, 1.4% sin calentamiento de agua, 1.2% sin equipos de entretenimiento y 0.5% sin iluminación.

En ese sentido, la señora Obdulia relató que durante más de 30 años han vivido en un estado de precariedad de todos los servicios básicos —electricidad, agua y drenaje—, ya que las autoridades no han tomado en cuenta a más de 100 familias que viven en la zona en semejantes condiciones.

Con apenas un foco, un par de electrodomésticos, una pequeña televisión, Obdulia habita en una casa hecha de madera y láminas, estas últimas se han picado por el agua, por lo que tiene cubetas para las goteras y lonas para que no pase frío y no se inunde.

“Los programas sociales no llegan a esta zona de la ciudad, los alcaldes no nos atienden, la electricidad, agua y drenaje son temas que siempre nos prometen pese a que llevamos más de 30 años viviendo en la zona. Dicen que no pertenecemos a ninguna alcaldía, somos los exiliados de la ciudad”, lamentó.

Cabe mencionar que el diagnóstico de la Sedeco también indica que las acciones dirigidas a las personas en situación de vulnerabilidad o pobreza energética, como la interconexión a la red o a sistemas de generación distribuida fotovoltaica o de calefacción solar, pueden contribuir a disminuir la pobreza energética, aunque programas para el otorgamiento o facilitamiento para la compra de electrodomésticos y demás equipos de uso final, aunque son capaces de atender parte del problema, no son suficientes para resolverlo.

Apuesta

En este sentido, el diagnóstico asegura que Ciudad Solar constituye un medio para reducir la pobreza energética al resolver problemas de acceso a energéticos a través de sistemas fotovoltaicos o calentadores solares en aquellas comunidades o poblaciones con baja accesibilidad a la energía convencional, suministrada por canales de electricidad.

“Aún más, con su programa de Mipymes con energía solar, Ciudad Solar brinda apoyos especiales a beneficiarios que demuestren estar en condiciones de vulnerabilidad”, resalta.

El Diagnóstico de Transición Energética de la CDMX también menciona que la Ciudad de México se encuentra en una posición geográfica que le brinda la oportunidad de aprovechar ampliamente las distintas fuentes de energía renovable con las que cuenta, como lo son especialmente la solar y la bioenergía.

Incluso, señala que las energías que podría aprovechar la capital del país es la radiación solar, también puede ser empleada para la producción de agua caliente sanitaria en hogares, residencias, hoteles, polideportivos y hospitales, entre otros, mediante el uso de calentadores fotovoltaicos.

No obstante, 16.4% de los hogares de la Ciudad de México no cuenta con un sistema para el calentamiento de agua, por lo que esta tecnología podría ayudar también a proporcionar agua caliente sanitaria a un mayor número de viviendas sin un gasto recurrente en abastecimiento de gas LP o natural.

Compran cables para luz; se cuelgan

Javier, también vecino de la zona conocida como Camino Panamericano, en Santa Rosa Xochiac, dijo que han pagado más de 5 mil pesos para comprar cable para colgarse de postes de luz que se encuentran a más de un kilómetro para prender un foco o un calentador de agua.

“La CFE no ha instalado desde hace décadas postes para ofrecernos electricidad y que nosotros podamos pagar por ello, la razón es que no estamos regulados en los predios, pero el tema es que tenemos escrituras. Hay lugares que llegan y se instalan y tienen todos los servicios, y nosotros estamos regulados y no tenemos ni drenaje”, contó el poblador.

Detalló que ante la falta de luz, siguen utilizando leña para calentar su comida y agua para bañarse, pues aseveró que hay temporadas en las que no llegan a comprar gas LP por no tener los recursos económicos.

“Seguimos resistiendo, y aunque vengan cada que hay elecciones para prometernos cosas, nosotros vamos a seguir solicitando a las autoridades que nos ayuden y hagan un cambio que desde hace más de 40 años lo hemos exigido, para tener y cubrir las necesidades básicas”, resaltó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos