Así es la ruta de la sal en Colima

En esta laguna de Colima se produce sal artesanal de alta calidad y puedes conocer el proceso en este tour

Llegó la primavera y, con ello, la época de recolección de sal en la Laguna de Cuyutlán, a orillas del litoral del océano Pacífico en Colima. Es una labor artesanal.

Estamos en los mejores meses para recorrer la Ruta de la Sal, así que lánzate a Manzanillo para conocer cómo es que se elabora esta “joya gourmet”.

¿Por qué es especial la sal de Colima?

Las condiciones geográficas y naturales de Colima propician la producción de una sal muy peculiar. Esto se debe a que se aprovechan las tierras fértiles de la región y las aguas de lluvia, así como la de los manantiales de la Sierra de Manantlán, de la Laguna de Cuyutlán y del océano Pacífico.

Esa combinación hace que la sal contenga 30% menos sodio que la sal común y que sea rica en minerales, como el calcio, magnesio y hierro. Por esta razón su sabor también es distinto y equilibrado, llegando a ser conocida como una “joya gourmet” por su alta calidad.

Todo el proceso dentro de Sal Real de Colima (empresa productora y comercializadora de sal fundada en 1995) es artesanal y 100% natural. Una vez que ha sido cosechada, se deja reposar durante todo un año para que pierda toda la humedad y así se obtenga una mejor sal.

Es tanta su importancia que las salinas de Cuyutlán fueron nombradas uno de los 7 tesoros del patrimonio cultural de Colima.

¿Qué es la ruta de la sal en Colima?

La Laguna de Cuyutlán es un extenso corredor biológico, muy cercano a la Bahía de Manzanillo, a media hora en auto desde ese famoso destino de playa.

En la laguna habitan poblaciones de mangles rojos, blancos y negros, que son escudos naturales ante desastres como inundaciones y huracanes; son, también, áreas de reproducción y refugio de animales, como caimanes, iguanas, tortugas y hasta de 186 especies de aves, algunas de ellas residentes y otras migratorias.

De ese idílico paraje, se aprovechan sus aguas, ricas en minerales, para extraer sal, actividad que realiza la empresa Sal Real de Colima. En 2023 su producción aproximada fue de 40,000 toneladas.

El recorrido es guiado y se realiza a bordo de un curioso camión con techo de ramada. Su primera parada son los manglares para conocer su importancia para el ecosistema local, mientras te relajas en este hermoso lugar. Con suerte, verás alguno de los reptiles o aves que ahí habitan.

El tour incluye una visita a la laguna, declarada Sitio Ramsar por ser considerado un humedal de importancia internacional. Es, además, el cuerpo de agua más grande de todo Colima, ocupando cerca de 68 kilómetros cuadrados con una longitud de 37 kilómetros.

Conoce también el área de producción de la sal. Llegarás a una especie de albercas cuadradas llamadas eras de cristalización, donde se forma este producto: se cosecha y se “cepilla” con unas escobas especiales. Incluso, podrás apreciar la flor de sal (el producto premium de la marca).

También puedes hacer tú mismo la recolección. Para ello, te prestarán unas botas para ayudar en esta labor.

Para la foto del recuerdo, sube a los enormes montículos de sal, que pueden medir unos 3 metros de altura.

Cuenta con un área de empaquetado y una tienda para que puedas adquirir algunos productos de la empresa y de la región, como café y ponche.

Si lo deseas, el tour puede incluir un desayuno: chilaquiles, huevos, pan, café y jugo.

¿Cuándo visitar a la ruta de la sal en Colima?

Estamos en la mejor época del año para explorar la ruta de la sal colimeña, pues este está disponible de enero a mayo, aunque la mejor época es entre abril y mayo.

En esta temporada, es cuando el agua se evapora y se forman los cristales salinos. Son tiempos de cosecha, donde se puede apreciar el trabajo artesanal para su recolección y el efecto “espejo” que provoca la sal disuelta en agua, en combinación con la luz del sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos