Gobiernos se quejan de las bajas tasas de natalidad en Conferencia de Población de la ONU

A pesar de que muchos gobiernos se quejaron del desafío de la baja fertilidad, los representantes del establishment demográfico de la ONU intentaron presentar la baja fertilidad desde una perspectiva positiva.

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York).- Una oleada de quejas envolvió a la Comisión anual de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas. Los países están aterrados por los resultados de décadas de propaganda a favor de la reducción de las tasas de fertilidad. Aun así, los países occidentales y las agencias de la ONU redoblaron la necesidad de reducir las tasas de fertilidad.

En la reunión anual celebrada en la sede de la ONU en Nueva York, los gobiernos expresaron su preocupación de que las bajas tasas de fertilidad estén amenazando a sus sociedades con un crecimiento económico anémico, escasez de mano de obra, insolvencia fiscal y otros problemas sociales.

La Misión iraní ante la ONU dijo que “La política de planificación familiar y la reducción de la tasa de fertilidad estaban entre los objetivos de la Conferencia de Población y Desarrollo de El Cairo en 1994 para todos los países, sin tener en cuenta las variaciones e indicadores económicos, sociales y culturales. Esta política ha provocado una fuerte caída de la tasa de fertilidad en la mayoría de los países”.

El delegado iraní continuó: “En Irán, debido a la implementación excesiva de políticas nacionales de planificación familiar, nuestro país ahora enfrenta el riesgo de una crisis de envejecimiento de la población antes que otros países”. Irán ha experimentado la caída más pronunciada en las tasas de fertilidad de cualquier país en la historia.

Alarmada por la disminución de la población, Bosnia y Herzegovina dijo en la conferencia: “Nos envejeceremos y nos cansaremos antes de desarrollarnos… Anticipamos que en los próximos años Bosnia y Herzegovina necesitará anualmente un 3% adicional de su PIB para mantener sólo la educación, atención sanitaria y pensiones al nivel actual”.

A pesar de que muchos gobiernos se quejaron del desafío de la baja fertilidad, los representantes del establishment demográfico de la ONU intentaron presentar la baja fertilidad desde una perspectiva positiva. José Miguel Guzmán, anteriormente asociado con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y ahora presidente de No Brainer Data, dijo que “la creciente desinformación sobre los cambios demográficos [y] los escenarios catastróficos de envejecimiento de la población” están llevando a la gente a vivir con un “miedo irracional”, eso obstaculiza su capacidad para tomar decisiones políticas informadas”.

Guzmán reconoció la realidad de una baja fertilidad generalizada y aparentemente irreversible en países de todo el mundo, pero dijo que “la disminución de la fertilidad puede verse como una bendición, ya que ayuda a las mujeres a lograr tener la cantidad de hijos que desean, como lo reconoce la CIPD. También tuvo un impacto favorable en la reducción de la mortalidad infantil, infantil y materna”.

Li Junhua, Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, presentó un informe de la ONU abogando por más inversiones para alentar a las mujeres a usar anticonceptivos y tener familias pequeñas “ya que los padres de familias más pequeñas pueden invertir más en cada niño, lo que resulta en resultados aún mejores para la salud y la educación”.

En un evento paralelo del CPD organizado por la Misión Permanente de Hungría ante las Naciones Unidas, Lyman Stone, investigador del Instituto de Estudios de la Familia, dijo que la brecha de fertilidad muestra que las sociedades ricas no sólo enfrentan un declive demográfico sino también una brecha de fertilidad. En todo el mundo, demostró Stone, las mujeres no logran la fertilidad deseada y tienen menos hijos de los que desean. Stone se mostró cautelosamente optimista en cuanto a que los efectos de las políticas profamilia a largo plazo, incluida la protección de la “familia natural” en la constitución húngara, han contribuido a un aumento de la fertilidad húngara de 1,2 hijos por mujer hace diez años a 1,6 en la actualidad.

Hace casi 25 años, la División de Población de las Naciones Unidas organizó una reunión de un grupo de expertos para examinar la cuestión de hasta qué punto podía bajar la fertilidad. El consenso en ese momento fue que nadie lo sabía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos