Obliga crimen organizado a comerciantes a vender cigarros robados o de contrabando, acusan

El presidente de Concomercio dijo que “los pequeños comercios son víctimas permanentes de la inseguridad, además del llamado robo

Mediante actos terroristas, chantajes y con amenazas, las bandas de criminales obligan a los pequeños comerciantes a vender cigarros ilegales, ya sea robados o de contrabando, denunció el Consejo para el Desarrollo del Comercio en Pequeño y la Empresa Familiar (Concomercio).

La organización difundió un video en el que se observa cómo llegan dos motociclistas con el casco puesto, uno de ellos saca un paquete con varias cajetillas de cigarros y dice que “aquí le traigo algo”, que “es de parte del cartel Jalisco”, la dueña de la tiendita se niega a recibirlo y lo corre de la tienda, pero empieza un forcejeo en el que le quitan el celular.

El presidente de Concomercio, Gerardo López Becerra, dijo que “los pequeños comercios del país son víctimas permanentes del clima de inseguridad que azota al país, pues además del llamado robo hormiga, el pago de derecho de piso y atracos recurrentes, ahora también deben padecer los embates del crimen organizado, el cual se ha convertido en el principal distribuidor de diferentes productos, como lo de cigarros de contrabando o robados…”.

 “Si no se detiene la extorsión a negocios pequeños a manos del crimen organizado, puede provocar un colapso de salud y económico de tamaños titánicos para el país, pues habrá un cierre masivo de empresas, desempleo, desplome de ingresos públicos, suspensión de programas sociales, inseguridad, entre otras consecuencias; es claro, se necesitan acciones inmediatas; el proceso electoral 2024 no puede ser pretexto para no resolverlo”, expresó.

Expuso que esos cigarros ilegales “son introducidos a negocios mediante chantajes extorsión para que sean exhibidos y vendidos; los dueños que se niegan pueden ser víctimas de ataques a su integridad o negocio”.

Contrario a lo que dicen los gobiernos federal, estatal y municipal de que sí hay seguridad, López Becerra afirmó que “las bandas criminales han tomado tanta fuerza, que hoy en día son quienes definen la pauta comercial en algunas zonas del país a un grado tal, que imponen un auténtico escenario de terrorismo al chantajear a negocios y comercios”.

A los comerciantes los amenazan de que perderán su vida y su patrimonio si no venden los cigarros ilegales. Pero también está el riesgo que implica para los consumidores fumar esos productos ilícitos porque no todos cumplen con las normas de calidad y seguridad, porque se detectó que “traen residuos de pasto, periódico, cartón y hasta heces fecales”.

Desafortunadamente, acusó, se observa indiferencia de la autoridad ante esa situación, al no verse acciones coordinadas e integrales para revertir este escenario, por lo que “ya existe gente que prefiere bajar la cortina de manera permanente y cambiar de actividad productiva, decisión que impacta emocional y económicamente a su familia y deja sin empleos a los trabajadores del negocio”.

Concomercio recordó que el Instituto Oxford Economics estimó que casi 20% de los cigarros de tabaco que se comercializan en México son ilegales, por lo que calculó que la evasión fiscal podría rebasar los 13 mil 500 millones de pesos al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos