Países tradicionales aplastan revolución sexual 30 años después de la Conferencia de El Cairo

Los gobiernos occidentales no podían arriesgarse a que no se lograra un nuevo acuerdo en la Comisión de Población y Desarrollo. Siete de las últimas diez sesiones de la comisión anual no lograron llegar a un acuerdo después de que las negociaciones fracasaran por estas mismas cuestiones.

 (ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York).- Los países tradicionales bloquearon cualquier mención del aborto y las cuestiones homosexuales/transgénero en una declaración política adoptada por la Comisión de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas la semana pasada.

En un importante revés para los países occidentales, la declaración para conmemorar el trigésimo aniversario de la histórica Conferencia de las Naciones Unidas sobre Población y Desarrollo celebrada en El Cairo en 1994 ni siquiera contiene eufemismos para el aborto y las políticas homosexuales/trans como el término “salud sexual y reproductiva” y lenguaje sobre “interseccionalidad”.

La declaración fue adoptada por la Comisión de Población y Desarrollo de la ONU la semana pasada después de negociaciones que los delegados describieron como “calientes” y “tensas”.

Desde el primer momento, la embajadora de Honduras ante Naciones Unidas, Noemí Espinoza Madrid, intentó saltarse las negociaciones párrafo por párrafo, como es habitual en los procesos intergubernamentales. Esto empeoró por el hecho de que su acuerdo propuesto hacía hincapié en la salud sexual y reproductiva varias veces, pero no se centraba en las prioridades de muchos países tradicionales, específicamente, la familia, la pobreza y el derecho al desarrollo.

Los gobiernos occidentales no podían arriesgarse a que no se lograra un nuevo acuerdo en la Comisión de Población y Desarrollo. Siete de las últimas diez sesiones de la comisión anual no lograron llegar a un acuerdo después de que las negociaciones fracasaran por estas mismas cuestiones.

Al final, los países tradicionales convencieron a otros estados miembros de la ONU para que adoptaran un breve documento de procedimiento que no menciona políticas sexuales en absoluto.

El revés para los países occidentales se ve agravado por el hecho de que la declaración no compromete expresamente a los países a cumplir el acuerdo de El Cairo de 1994 más allá del año 2030, como querían. El sistema de la ONU ya está debatiendo los objetivos de desarrollo de la ONU que reemplazarán a los actuales en 2030.

Después de que se adoptó la declaración, los desacuerdos expresados ​​en una negociación cerrada se extendieron al pleno de la comisión.

Los delegados de África y Medio Oriente se quejaron del enfoque occidental en las políticas sexuales durante las negociaciones y enfatizaron la importancia de las políticas para erradicar la pobreza, la protección de la familia, así como el respeto a la soberanía, la cultura y la religión.

Los países occidentales se quejaron de que la declaración adoptaba un enfoque “minimalista”.

Los funcionarios de la administración Biden y algunos delegados occidentales insistieron en que seguirán promoviendo el aborto y la ideología de género con el pretexto de implementar el acuerdo de 1994 en sus declaraciones oficiales en la conferencia.

“La salud materna, el acceso a la anticoncepción y el aborto seguro están inextricablemente vinculados”, dijo Jessica Marcella, subsecretaria adjunta para Asuntos de Población del HHS, en la declaración oficial de Estados Unidos ante la comisión.

Marcella volvió a comprometer a la administración Biden-Harris con un “enfoque de todo el gobierno” para promover la salud y los derechos sexuales y reproductivos en el país y en el extranjero. Se quejó de “retrocesos” y dijo que no había lugar en el mundo para “esfuerzos subversivos para mantener la desigualdad de género” contra el aborto y la ideología de género.

Los debates sobre la declaración para el 30º aniversario de la conferencia de El Cairo demuestran que las políticas de género y salud reproductiva son más controvertidas hoy que en 1994. Esto se debe en gran medida a que los países occidentales y las organizaciones que financian ya no son tímidos acerca de lo que significan estas políticas. Cuando los países occidentales y las agencias de la ONU comenzaron a promover términos como “género” y “salud sexual y reproductiva” hace treinta años, los términos eran nuevos y nadie los entendía. Ahora, es imposible negar que son vehículos para el aborto, las cuestiones homosexuales/transgénero y la autonomía sexual de los niños.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos