El desafío culinario en París 2024

Francia enfrenta un reto de proporciones históricas; servir platillos que estén a la altura de su reputación culinaria.

Sonya Santos

Los Juegos Olímpicos de París 2024 no solo serán un espectáculo deportivo, sino también un festín culinario cuidadosamente planeado para satisfacer a deportistas, voluntarios y visitantes de todo el mundo. Del 26 de julio al 11 de agosto de 2024, y del 28 de agosto al 8 de septiembre para los Juegos Paralímpicos, más de 15 mil atletas y 45 mil voluntarios podrán disfrutar de una experiencia gastronómica única diseñada en colaboración con nutriólogos, entrenadores y grandes chefs.

Francia enfrenta un reto de proporciones históricas; servir platillos que estén a la altura de su reputación culinaria. No solo busca satisfacer los paladares, sino también demostrar su compromiso y excelencia en el arte que emana de sus cocinas. Esta tarea, que mezcla tradición, innovación y una logística sin precedentes, refleja el profundo orgullo y responsabilidad que la nación siente por su herencia gastronómica.

Con una variedad de más de 500 recetas, los menús han sido creados pensando en la diversidad y las necesidades nutricionales de los deportistas. La estrategia alimentaria se centra en productos locales y sostenibles, con el objetivo de utilizar un 80 por ciento de ingredientes franceses. Los platos incluirán desde opciones equilibradas hasta comida callejera artesanal, adecuadas para las exigencias de los atletas, que incluye también sus hábitos alimenticios de sus países de origen.

En la Villa Olímpica, se espera que sirvan más de un millón de comidas, con un promedio de 40 mil diarias. Este esfuerzo logístico masivo, liderado por cocineros destacados de Francia, incluirá innovaciones como shawarma vegetariano, camotes condimentados con za’atar, hummus y falafel de betabel, alejándose de la cocina francesa tradicional y aunque tratarán de mantener su esencia, estos platos mencionados tienen orígenes en la cocina del Medio Oriente, típicos de la gastronomía de la región y muy populares en países como Líbano, Israel, Palestina y otros países de la zona.

Uno de los grandes desafíos de los Juegos es servir 13 millones de comidas sin desperdiciar ni contaminar. Los organizadores han implementado estrictas normas para garantizar la sostenibilidad, incluyendo la eliminación de cubiertos y platos desechables y un enfoque en alimentos con certificación ecológica. Además, la oferta incluirá el doble de vegetales que en juegos anteriores y una significativa reducción en el uso de plásticos en todos los procesos.

Tres chefs de prestigio, Alexandre Mazzia, Akrame Benallal y Amandine Chaignot, presentarán platos exclusivos en la Villa Olímpica. Mazzia ofrecerá su merluza ahumada con tapioca, mientras que Chaignot deleitará con un croissant de huevo escalfado y crema de alcachofas. Estos platos estarán disponibles en ediciones limitadas de 600 por día, asegurando una experiencia gourmet para los atletas.

París 2024 también se propone destacar la riqueza de la cocina francesa moderna, adaptada a las necesidades contemporáneas y ambientales. Aunque no habrá foie gras argumentando que el bienestar animal es una preocupación común, se mantendrá la esencia de la gastronomía francesa con platos como la blanqueta de ternera y una variedad de quesos locales.

Sin embargo, en el restaurante que promete ser el más grande del mundo y donde se espera que los atletas disfruten de sus comidas, habrá una notable ausencia: las papas fritas, estas que provocan disputas entre Bélgica y Francia sobre su origen. Será por razones de seguridad, y debido al riesgo de incendios asociados con las freidoras, se ha decidido no incluirlas en el menú, evitando así cualquier posibilidad de incidentes relacionados con el uso de equipos de fritura a gran escala.

La visión de los galos es clara: ofrecer una gastronomía que no solo alimente a los participantes, sino que también refleje el compromiso con nuestro entorno natural. Los organizadores han consultado a 120 organizaciones y 200 deportistas para desarrollar un documento guía que asegure que todos los socios y proveedores trabajen con una ambición común.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024 prometen ser un evento donde la excelencia deportiva y la innovación culinaria se encuentren. (El Financiero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano