Bolsa Mexicana es la más perdedora en América

¿Pese a haber iniciado el año con ganancias, el mercado accionario mexicano tiene el mayor retroceso en América, impactado por la posible reforma judicial planteada por AMLO

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es el mercado accionario de América con la mayor pérdida en lo que va del año por el temor de inversionistas ante el posible impacto de la reforma judicial planteada por el Ejecutivo federal.

Además, la recuperación bursátil dependerá de que los ajustes que apruebe el Congreso de la Unión no sean tan drásticos, dijeron especialistas a EL UNIVERSAL.

El Índice de Precios y Cotizaciones de la BMV cerró ayer en 52 mil 654 puntos, una pérdida acumulada en el año de 8.2%, el peor resultado entre los principales indicadores bursátiles de América, incluso debajo del índice Bovespa de Sao Paulo, Brasil, que registra una caída de 6.0% en el mismo periodo.

Al inicio del año el principal indicador de la bolsa mexicana tuvo una racha ganadora que lo llevó a un máximo histórico de 58 mil 712 unidades el pasado 7 de febrero.

Ese repunte se dio en el entorno de una burbuja global en todas las clases de activos, porque se han registrado máximos históricos en las bolsas de Estados Unidos y Europa, en los precios de metales como el oro e incluso en las criptomonedas, explicó el presidente de BursamétricaErnesto O’Farrill.

Temor a reformas

Desde entonces, y conforme avanzó el proceso electoral, el mercado perdió fuerza y el 2 de junio “vino una corrección importante en la bolsa por la incertidumbre que se ha generado a raíz del control del Congreso por parte del partido en el poder, y la posibilidad de aprobar reformas que pueden implicar una destrucción del marco institucional del país”, advirtió.

Eso preocupa al mercado, y por eso se ve el comportamiento a la baja de la BMV, con una caída de poco más de 8% en el año, pero parece que es una sobrerreacción, estimó Humberto Calzada, economista en jefe de Rankia LATAM.

Agregó que los mercados toman en cuenta y esperan ver cómo se dará la transición de gobierno, los perfiles de los integrantes del gabinete de la virtual presidenta electa, Claudia Sheinbaum.

El grueso de inversionistas que realmente mueven los precios de las acciones en bolsa son institucionales internacionales, dijo O’Farrill.

Cuando una institución financiera global baja la recomendación para el país, baja la participación de las acciones mexicanas en el portafolio de inversiones en mercados emergentes de esa instancia.

Choque externo

Otro factor que podría provocar volatilidad y mantener la incertidumbre entre inversionistas en la bolsa mexicana en los siguientes meses es la elección presidencial de Estados Unidos del 5 de noviembre.

“Si gana Donald Trump, podríamos ver un escenario de fuerte volatilidad porque sabemos de su política proteccionista y podría poner en jaque el tema del TMEC; considerando los avances que se han tenido por el nearshoring, creo que todo eso podría causar revuelo en el mercado”, afirmó Calzada.

“En México tenemos mucho producto con integración china, y si de por sí Trump promete poner un arancel de 10% a todo el mundo, contra nuestro país se puede ir con aranceles más importantes para productos con integración china”, abundó O’Farrill.

Perspectiva complicada

Mientras no haya mayor distanciamiento entre Sheinbaum y el presidente Andrés Manuel López Obrador, se podría ver una tendencia a la baja en los mercados, sobre todo hacia septiembre, cuando se estén discutiendo o aprobando las reformas en el Congreso, advirtió el presidente de Bursamétrica.

Sin embargo, ambos especialistas coincidieron en que los inversionistas en la bolsa evalúan la perspectiva hacia adelante con un gobierno menos beligerante.

“En cierta forma, están pagando por ver. Desde mi perspectiva, hay acciones con precios y características muy atractivas en la BMV, y creo que, si se empieza a dar certidumbre, si se da una transición ordenada, comienza a ser moderado el nuevo gabinete respecto a sus políticas económicas sobre el apoyo al sector privado, creo que podríamos llegar a un escenario de recuperación”, estimó Calzada.

“Obviamente, el mercado también está esperando la elección en Estados Unidos, pero creo que puede venir una recuperación importante en la Bolsa si se empieza a aplanar el camino y los inversionistas comienzan a tener una señal de certidumbre y mayor confianza, porque el tema de la inversión fija bruta (inversión física) sigue avanzando con buen ritmo”, agregó.

En su opinión, si las reformas le gustan al mercado, o no son tan drásticas, lo que ha generado nerviosismo, puede ser un buen catalizador y se podría ver un repunte interesante al cierre de año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos