Habla el esposo de próxima beata Chiara Corbella: “estoy aprendiendo a ser el esposo de una futura santa”

“Muchas mujeres piden ayuda a mi esposa porque se sienten aceptadas y no juzgadas por ella», declaró Enrico Petrillo tras concluir la fase diocesana del proceso de beatificación de Chiara Corbella.

(ZENIT Noticias – Porta Luz / Roma).- Chiara Corbella falleció el 3 de junio de 2012. Tras perder dos hijos, la italiana de 28 años rechazó la quimioterapia para no dañar al nuevo hijo que llevaba en su seno. Le dieron doce meses de vida al lado de su hijo Francesco. En cartas a su hijo, escribía: «Dios te mostrará el camino si le abres tu corazón. Confía en Él».

Ya en el momento de su funeral, fue aclamada como una madre santa por los fieles. Seis años después comenzó su proceso de beatificación. Tras la fase diocesana, los documentos fueron enviados al Dicasterio para las Causas de los Santos. Durante la ceremonia de clausura de la primera fase del proceso, monseñor Baldo Reina, vicerregente de la diócesis de Roma a la que pertenecía Chiara Corbella, destacó que personas de los rincones más lejanos del mundo rezan por su causa: «Los creyentes ven en Chiara una amiga de Dios, un testigo elocuente de la fe, una compañera de viaje en el camino de sus vidas, una hermana que intercede ante Dios en muchas necesidades, ganando del Señor el don de la fe, de la conversión y de la consolación.»

Enrico Petrillo, el esposo de la futura santa

Durante la clausura del proceso, celebrado en la basílica de San Juan de Letrán el 21 de junio, Enrico Petrillo confesó que la vida de su esposa le había permitido conocer a Dios feliz y dulcemente. En declaraciones a la redacción italiana de Vatican News, subrayó que aún estaba aprendiendo a ser el marido de una futura santa.

Añadió que mirando las cajas selladas de la documentación que relataban la hermosa vida de su esposa, pensó que la Iglesia guarda sabiamente las cosas preciosas. «Pensé que lo que tenía que hacer, lo hice: Conté a la Iglesia todo lo que pensaba, todo lo que vivía», confesó el marido de la futura beata.

A la pregunta de cómo definiría la santidad de su esposa doce años después de su muerte, Enrico Petrillo respondió: «Pienso en ella como hace años. Chiara es una hija de Dios que se dejó amar y hoy es capaz de iluminar nuestro camino, que es sencillo, pero ciertamente no es fácil. Ella señala un camino que también está disponible para nosotros. Me conmueve que todos se sientan tan cercanos a ella, no fue una mujer que hizo cosas extraordinarias, como un superhéroe. Lo extraordinario es que con sencillez aceptó lo que el Rey de la historia decidió escribir para ella. Lo acogió y se convirtió en un gran árbol en el que refugiarse».

El marido de la futura Beata añadió que el hecho de que muchas personas recen ahora por la causa de Chiara no le quita nada: «Siento que sigue siendo mía, y el hecho de que se acerque a otros no me quita lo que es y será mío para siempre. El amor multiplica, no divide».

Francesco, de 13 años, hijo de una madre beata

El 21 de junio, durante la clausura del proceso de beatificación de Chiara Corbella, Francesco, el hijo de 13 años por quien ella dio su vida, estaba sentado junto a su padre. Su rostro mostraba emoción y conmoción, y las cámaras le mostraron repetidamente apretando con fuerza la mano de su padre.

Enrico Petrillo confesó que, a lo largo de los años, había hablado muchas veces con su hijo sobre la vida, las opciones y la santidad de su madre. Cuando viajaban hacia la ceremonia de clausura del juicio le preguntó a Francesco si entendía lo que iba a pasar y su hijo le dijo que no del todo. «Tiene toda una vida por delante para comprender, para profundizar en las cosas que le afectan personalmente. Por eso intento no agobiarle demasiado. Si pregunta, le contesto, si no pregunta, no pasa nada», dijo el padre del adolescente.

Por su parte Enrico confidencia que la suya y la de Chiara es una historia de santidad matrimonial. «No sé por qué el buen Dios decidió que yo siguiera aquí, pero sé que he experimentado muchas gracias con ella, así que su experiencia es también la mía y estoy muy feliz por ello», añadió.

El abrazo de Chiara a las madres que abortan

Entre los numerosos testimonios de la acción de Chiara en la vida de las personas y las gracias recibidas por su intercesión, Enrico citó las numerosas conversiones como las más importantes. «Hay muchos informes de curaciones físicas, que deben ser verificadas cada una de ellas por una comisión científica. La conversión es algo más difícil, porque Dios respeta nuestra libertad. Por eso, en mi opinión, el testimonio más hermoso es saber que tantas personas vuelven a la fe, que tantas madres se reconcilian con su pasado en el que hicieron algo malo. No se sienten juzgadas por Chiara, sienten que vela por ellas, que las comprende».

Enrico Petrillo añade que muchas piensan que es el amor de Chiara el que las abraza. «En realidad, es Dios quien abraza a Chiara, y Chiara se deja abrazar por Él y nos abraza también a nosotros con ese amor», dijo el esposo de la futura Beata.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos