Pakistán: súplica desesperada por un católico condenado a muerte por musulmanes

El Tribunal Antiterrorista de Sahiwal declaró a Ehsan culpable de blasfemia por supuestamente compartir contenido considerado insultante para el Islam y su profeta en las redes sociales.

 (ZENIT Noticias / Faisalabad).- El líder de la Iglesia católica en Pakistán criticó duramente a un tribunal por dictar sentencia de muerte a un cristiano declarado culpable de blasfemia en relación con una de las peores atrocidades contra las minorías en la historia del país.

Mons. Samson Shukardin, presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán, calificó de “muy, muy dolorosa” la sentencia dictada en el caso de Ehsan Shan.

El Tribunal Antiterrorista de Sahiwal declaró a Ehsan culpable de blasfemia por supuestamente compartir contenido considerado insultante para el Islam y su profeta en las redes sociales.

Shan, un hombre de Sahiwal de unos 20 años, no fue acusado de profanar el Corán, sino de volver a publicar una imagen del texto sagrado dañado.

Los informes sobre el hecho contaminado desencadenaron un día de violencia en agosto pasado contra los cristianos en Jaranwala, provincia de Punjab, donde más de 25 iglesias fueron incendiadas y más de 80 hogares cristianos saqueados.

Condenado en virtud de numerosos artículos del Código Penal de Pakistán, el Sr. Shan también fue condenado a 22 años de “rigurosa prisión” y a una multa de 1 millón de rupias paquistaníes (2.830 libras esterlinas).

En una entrevista con Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), la organización benéfica católica para los cristianos perseguidos, el obispo Shukardin, presidente de la Comisión Nacional (Católica) para la Justicia y la Paz (NCJP) de la Iglesia Católica, dijo: “Esta decisión es muy, muy doloroso para nosotros. Mucha gente está decepcionada”.

Hizo un llamado a la comunidad internacional para pedir justicia: “Las grandes ONG internacionales y organizaciones de derechos humanos deberían salir y decir algo en contra de esta decisión. Esto tendrá un gran impacto en el gobierno”.

El padre Khalid Rashid, director del NCJP para la diócesis de Faisalabad, dijo a ACN: “[El señor Shan] compartió la imagen con una persona, pero la imagen fue compartida por miles y miles de personas, incluidos funcionarios como miembros de la policía y del gobierno.

“[El señor Shan] está siendo señalado. Está siendo el objetivo. Condenamos esta sentencia. Es inocente porque no tiene una buena educación. Él es de una familia muy pobre. A veces la gente no entiende estas cosas; no tenía idea de que compartir este contenido se consideraría dañino. Durante esos días [después de la atrocidad de Jaranwala en agosto pasado] todo el mundo compartió la noticia». El padre Rashid dijo también que el tribunal antiterrorista de Sahiwal se vio presionado para emitir un veredicto de culpabilidad: “Es por culpa de los terroristas, extremistas y otros grupos fundamentales que se dictó esta decisión. Estos grupos amenazaron al juez y es por eso que el juez dictó este tipo de sentencia”. El sacerdote dijo que el tribunal se apresuró a tomar la decisión, afirmando que esto era una señal de presión indebida.

El padre Rashid dijo que él y los defensores con los que trabaja estrechamente llevarán el caso a apelación ante el Tribunal Superior de Lahore.

La sentencia del Tribunal Antiterrorista de Sahiwal contra Shan se produce en medio de pruebas de un empeoramiento de la persecución contra los cristianos y otras minorías en Pakistán.

El incendio masivo de iglesias en el distrito de Jaranwala en agosto de 2023 desató amenazas de violencia contra los cristianos en la ciudad de Sargodha, en Punjab, donde en mayo pasado una turba de miles de personas se enfureció, nuevamente en respuesta a una acusación de blasfemia.

Lincharon al abuelo Nazir Gill Masih, de 73 años, de Sargodha, quien luego murió a causa de sus heridas.

En ese momento, los aterrorizados cristianos de Sargodha habían huido de la ciudad en masa.

También el mes pasado, dos musulmanes áhmadi fueron asesinados a tiros en el distrito Mandi Bahauddin del Punjab.

Se afirmó que los responsables eran de Tehreek-e-Labbaik (TLP), un grupo religioso y político radical vinculado a la violencia en Jaranwala y Sargodha.

Mons. Shukardin dijo: “Las minorías sufren cada vez más. Las minorías tienen miedo y no se sienten cómodas. Tienen miedo de hablar en público”.

Dijo que los musulmanes también son acusados ​​de blasfemia, pero lo que hace que esas acusaciones sean mucho peores para los cristianos es que cuando se hacen acusaciones contra ellos, no sólo se ataca a individuos sino a sus familias y comunidades enteras.

Mons. Shukardin también subrayó que, a diferencia del caso iniciado contra Shan, no ha habido ninguna condena contra los implicados en los ataques contra los cristianos en Sargodha y Jaranwala: “Uno de nuestros cristianos recibe una sentencia de muerte que es injusta y, sin embargo, a los demás acusados ​​de crímenes contra las iglesias y las casas cristianas no les ha sucedido nada. En cambio, estas personas están siendo liberadas lentamente”.

El abogado Akmal Bhatti, presidente de la Alianza de las Minorías, habría declarado que apenas una docena de las 135 personas arrestadas por las autoridades en relación con la atrocidad de Jaranwala se enfrentan a juicio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Adquiere el libro

Un viaje a través de la historia del periódico Guía.

Colegio Fray Jacobo Daciano

Gracias por visitarnos